Amor es…

Seis años atrás él la consolaba tras su fuerte divorcio con su marido, el maltrato físico estaba a la orden del día. Julian le besaba las cicatrices y los morados de su piel, sin darse cuenta ya estaban besándose.

Ella lo abrazó celosamente. – Mi hijo! Mi hijo bello! -. Y lo besó en la boca. – Mamá por favor! Que nos puede ver! -. Julian la tomó de la mano y entraron a la casa. – Vamos al cuarto, hace mucho que no te veo -. Sofía se quitó la bata frente a sus ojos y se abalanzó en sus brazos, Julian no lo evitó, la llevo a su cuarto. – No te preocupes, Sergio está durmiendo, mientras no hagas ruido… -. Se encerraron toda la noche.

Madre! Luces hermosa -. Tomó una taza y le sirvió café. – Puedes creer que este hijo tuyo llegó en la madrugada y no avisó? -. Sofía sonrió levemente y le dio un beso en la frente a su hijo, rozó sutilmente su seno izquierdo con la boca de Julian. – Mi hijo bello, hace tanto tiempo que no vienes a casa, ¿cómo está tu novia? -. – La misma sonsa de siempre -. Rieron.

Un encuentro fugaz en el baño de la cocina mientras Sergio se duchaba. Sus ojos brillaban cada vez que cruzaban la mirada; ella sentía un escalofrío en la espalda, el último lugar donde él la besó; él sentía la palpitación de su excitación…

Sergio encontró la bata de Sofía en el cuarto de su hijo, pensó, sintió vergüenza de lo que pensaba, recogió la bata y se dirigió hacia el baño, allí encontró la ropa interior de ella, pensó nuevamente, dudó de lo que pensaba, se dirigió a su habitación, encontró la ropa interior de él, ya no supo que pensar, dejó todo en el suelo y la llamó, silencio.

Julian y Sofía estaban en la piscina, abrazados, él los vio desde la ventana y bajó las escaleras apresuradamente, resbaló y cayó fracturándose el cuello. Julian decidió mudarse para ayudar a su madre con su esposo paralítico.

Madre, tengo hambre, ¿dónde estás? -. – En la cocina, alimentando a Sergio -. Julian entró, tomó a su madre con sus brazos y le dio un enérgico beso. – Julian! Por el amor de dios! Que le puede dar un infarto a este lisiado! -. Rieron.

Sofía tumbó lo que había sobre la mesa y se recostó sobre ella boca abajo, se subió la falda y le hizo un guiño a Sergio. Ya tenían libertad.

 

Liz.

Anuncios

5 pensamientos en “Amor es…

  1. klaudi dice:

    algo desviado este relato

  2. Ironrai dice:

    Verga te pasas de pana XD

  3. Kevin dice:

    este fue el mejor jajaj Que magestuosa maldad.

  4. AGPR dice:

    Tan Bizarramente adorable xD

  5. veritoRP dice:

    Qué perra!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! jajajajajajaja el cdsm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s