Así parecía… pero era pura ilusión.

Llevaba puesto su mejor traje de salir, así con corbata y todo, camisita plachada y zapatos recién lustrados. Mas buen mozo no podía estar… El taxi lo dejó justo en el camino de tierra que llevaba al parque de la casa.

– ¿Por qué me deja aquí?, le estoy pagando para que me lleve a la casa, no para ensuciarme los zapatos – Dijo el hombre impecable en su traje

– Lo siento amigo, no puedo seguir hasta la casa, órdenes de la familia –

El hombre se extraña por un momento, ¿por qué maldita razón la familia no quería que llegase en taxi hasta la casa?, bueno, alguna buena razón deben tener, quizá los estafaron, o un taxista les robó… sí, alguna buena razón han de tener…

El camino comenzaba con dos rejas altas de acero, en el tope de ésta se encontraba el símbolo de la familia… – Bastante tétrico – se dijo a sí mismo. El taxi ya se había ido y le cobró sólo la mitad,

– Por el mal entendido, amigo –. dijo el chofer del taxi

Comenzó a caminar luego de atravesar la reja, el camino era bastante rústico, con muchos pinos a cada lado, pinos tan altos que sólo se veía un pedazo del cielo entre ellos. Se preguntaba cuán largo era el maldito camino que le jodía los zapatos recién lustrados,

– Maldita sea, de haberlo sabido los lustraría un poco antes de llegar a la maldita casa – pensó. Sin opción alguna dejó de mirarse los zapatos mientras caminaba y comenzó a observar el paisaje que le brindaba el camino. Nada se veía a lo lejos, sólo pinos, olor a pino, color de pino, hojas de pino, madera de pino… Adivina que veo… pino…

Cuando despertó de su ensimismamiento se dió cuenta, al mirar su reloj, que era muy tarde. – Me habré perdido algún desvío, nadie me dió un maldito mapa… coño! -. No le dió mucha importancia, sólo había pasado media hora, pero era muy tarde, – Seguro la fiesta ya comenzó, y el hijo e’ puta no ha llegado, ¿por qué nadie me avisó de este putrefacto camino?-. Pero ya era tarde y nada podía hacer, sólo seguir caminando…

Al pasar 15 minutos divisó una pequeña casa a lo lejos, pero no era la casa que le habían descrito, no era ni grande, ni blanca, ni tenía una fuente lujosa frente a ella… Ésta era de madera sin pintar, pequeña y sin duda alguna abandonada… Allí no era la fiesta, – Seguro es la puta casa del cuidador, le preguntaré como llegar a la casa grande -. Al llegar a la casa abandonada tocó la puerta, esperó y esperó, nadie… –

Entraré, que carajo -pensó-. La casa constaba de una sola habitación, muy descuidada, con una cama, la chimenea, una cocina y una mesa con una sola silla, – Si, del cuidador… – Hola?, ¿Hay alguien aqui? –. Se adentró más a la habitación, estaba tan oscuro que no veía sino la silueta de las cosas que allí se encontraban, prendió un fósforo para ver mejor… – ¿Qué demonios? –, Encima de la mesa se encontraban varios cuchillos, de distintos tamaños y grosores, en la cocina había una olla hirviendo, en la cama, un cuerpo… Petrificado, no sabía que hacer, – ¿me acerco al cuerpo?, ¿qué hay en la olla?, – Tengo que salir de aquí – pensó.

Pero en lugar de hacer caso a su intuición, se acercó a la olla… – Agua hirviendo, nada serio, seguro el cuidador se quedó dormido… – Se acercó más a la olla y se dió cuenta de que algo había dentro… – No… sí!… ¿qué es esta mier…?!! –. Entonces lo vió, se dió cuenta que el cuerpo no podría ser ningún cuidador, sólo una víctima, prendió otro fósforo, se acercó al cuerpo y pegó un grito, subió la mirada horrorizado y se percató de algo más… El techo no estaba cubierto de madera. – Son caras, caras de personas, caras pegadas al techo… ¿pero cómo? -… Al terminar la pregunta sólo pudo oir un crujido y luego el golpe lo ensordeció, lo cegó.

Se despertó con sudor pegado al cuerpo, su impecable traje lleno de sangre, arruinado. Se levantó del suelo y salió de la habitación lo más rapido que pudo y comenzó a correr por el camino de tierra, de vuelta a donde lo dejó el taxi. Luego de un rato divisó el desvió que había perdido, lo tomó y siguió corriendo, – seguro en la casa me atienden, alguien me atacó –.

Al ver la casa desaceleró el paso y sonrió. Subió las escaleras y tocó el timbre, – Coño! lo manché de sangre! -. El mayordomo abrió la puerta y lo vió de arriba a abajo,

– ¿Qué desea señor…? –,

– Señor Lightner, sí, oiga, vine a la fiesta, pero me desvié en el camino y me han atacado, hay alguna posibilidad… -.

– Señor Lightner, aquí no se celebra ninguna fiesta, y si me permite voy a cerrar la puerta -.

Se quedó ahí plantado, sucio y lleno de sangre, no lo podía creer, escuchaba la gente hablar dentro de la casa, en la fiesta, y le trancaron la puerta en la cara. Volvió a tocar el timbre y esta vez salió una mujer.

– Sí diga… Ah! pero si es el señor Lightner, ¿Pero que le ha pasado? –,

– Disculpe señora… Broid, sí, es que me han atacado, verá, necesito que me atiendan, ¿puedo pasar? -,

– Ay! lo siento señor Lightner, pero me va a ensuciar la alfombra persa! -. Le trancó la puerta. Ya desesperado golpeó la puerta varias veces, pero nadie atendió. Dió la vuelta a la casa, – encontrar una entrada, es necesario, me voy a desmayar –. Sus zapatos ya no tan lustrados comenzaban a mancharse de sangre, encontró la puerta de servicio y entró, nadie lo vió. Llegó a la sala principal y se dirigió hacia las voces, todos los invitados tenian mascaras extrañas en sus cabezas, ropa muy extraña, – Nadie me dijo que era un fiesta de disfraces – Dijo y se desmayó.

Cuando recuperó el conocimiento no veía nada, notó que tenía las manos atadas y le dolía mucho la boca. Escuchó voces:

– Amnada, pero ¿no podemos desangrarlo solamente? –,

– No querido, el sacrificio es específico, hay que vaciarlo para que Él pueda renacer –,

– Reynald, vamos, hazlo de una vez!, se va despertar! -. Sintió un frio cuchillo atravesar su pecho…

– No estoy presentable, mi mejor traje de gala, mis zapatos estan manchados de sangre, no puedo dejar que Él renazca así… – pensó y murió.

 

Liz.

Anuncios

2 pensamientos en “Así parecía… pero era pura ilusión.

  1. Andrés Correa dice:

    La hostia

  2. veritoRP dice:

    Ya va! y quién es él? No me gustan mucho los cuentos con finales abierto porque me vuelvo loca pensando ¿Qué pasó? ¿Qué? ¿ah?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s