Festival de la Muerte

El taxista le pidió la dirección, – No tengo ni idea de donde es – contestó; me dieron este papel con esto escrito, me dijeron que usted entendería. El taxista tomó el papel y leyó lo que había en él, asintió con la cabeza.

Muy bien, pero tardaremos en llegar. A Elian le parecía toda la situación muy extraña, pero se encogió de hombros, estaba muy aburrido en su casa y quería hacer algo diferente.

El camino que tomaron luego de salir de la ciudad era propio de un cuento de Poe, hasta los sonidos de la naturaleza eran un poco tétricos para él. – Está todo en mi imaginación, ya me estoy poniendo paranoico –

Llegaron a un campo abierto luego de cruzar el bosque, ya la fogata estaba encendida en el centro y la gente estaba llegando desde diferentes puntos del bosque. Elian se bajó del taxi nervioso, se acomodó la camisa y se secó el sudor de la frente, observó que sus manos estaban aún temblando, decidió fumar un cigarrillo para calmar los nervios.

– Coño el nombre de esta mierda me tiene nervioso –

A lo lejos divisó a su novia y a sus amigos, terminó su cigarro y se dirigió al grupo…

– Estas segura que esto es un rave, no? – De algún lugar que no lograba precisar llegaba la música, las personas a su alrededor comenzaron a bailar. Luces de varios colores iluminaban el suelo, los cuerpos, las caras, todo lo que podía ver.

– Ahora si me está gustando todo esto –. Comenzó a sentirse mejor, demasiado bien, nada le estaba preocupando más y comenzó a disfrutar.

Luego de un par de horas ya estaba cansado, le dijo a su novia que buscaría un sitio donde descansar un rato y se dirigió hacia el bosque. Se sentó cerca de un árbol, desde allí observaba todo el “festival” como lo llamaban, un simple rave según él.

Volvió al grupo

– Vamos! Estabas a punto de perdértelo –.

– ¿Perderme qué?

Su novia señaló hacia el cielo estrellado, Elian al subir la mirada vio que las nubes se juntaban y comenzaban a ponerse más y más oscuras, – no entiendo, que es lo que me iba a perder? –, su novia y sus amigos sonrieron, Elian comenzó a ponerse nervioso de nuevo. – Me quiero ir, vamos.

Todos dejaron de bailar y levantaron sus cabezas hacia el cielo. Comenzó a llover suavemente, Elian notó que no era agua lo que llovía, cada gota hacia que le ardiera la piel, notó que nadie se movía, quiso correr hacia el bosque para resguardarse, pero no pudo, estaba paralizado. – ¿Qué pasa? – Le preguntó a su novia…

Al voltear a verla se horrorizó, la piel de su cara se derretía con la lluvia, pero seguía sonriendo, todos sonreían, todos se derretían y todavía las luces danzantes de colores se reflejaban, ahora en su piel derritiéndose. Elian comenzó a perder el conocimiento, buscó sus manos pero ya no estaban.

 

Liz.

Anuncios

2 pensamientos en “Festival de la Muerte

  1. Kevin dice:

    Jeje. Esto me recuerda tanto una experiencia que tuve. Me gusta 😉

  2. veritoRP dice:

    ok, se me pusieron todos los vellos de punta. Muy bueno 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s