Susie saltó

Susie saltó, Susie sólo saltó.

El viento comenzó rozando su cara, suave, ligera, un suspiro en sus oídos, flotaba en el vacío, le acariciaba la piel con sensación de pluma. Tenía los ojos cerrados porque le tenía miedo a las alturas. Piso 85.

Su ropa comenzaba a agitarse, su cabello rubio se soltó de detrás de su oreja y comenzó a volar, a jugar con el viento, estiró los dedos de sus manos para sentir el aire entrelazarse con ellos. Piso 80.

El frio entraba por la ropa, sus senos y pezones se endurecieron y toda su piel se tensó. Una lágrima salió de su ojo izquierdo, su ojo triste. Piso 70.

Su sweater se desprendió de su cintura, donde estaba amarrado. La ropa pegada a su piel se confundía con su exquisita figura, mientras su cabello intentaba devolverse hacia el cielo, hacia el punto de salto. Piso 60.

El viento cortaba su piel como rasguños de gato, fría y precisa, sentía que le penetraba en la piel como escalpelos filosos. Sentía su piel arder. Piso 50.

Dio una voltereta en el aire y quedó viendo su reflejo en el vidrio de los pisos que pasaban rápidamente, pero tan lento para ella. El reflejo mentía, su rostro se veía sereno. Piso 40.

Sus ojos voltearon al cielo, azul, pocas nubes. El edificio se veía más largo de lo que recordaba. Un pájaro voló sobre ella, pudo jurar que el pájaro la saludó. En las ventanas del edificio se reflejaba el sol poniente, le hizo recordar ese atardecer en la playa… Oh, no, esta es la parte donde pasa la vida frente a sus ojos. Piso 30.

Olvidó por un momento porque saltó, quizá se estaba arrepintiendo de haber tomado esa decisión, nadie nunca sabrá eso. Una gota pasó a su lado y chocó contra el suelo, sintió miedo. Otra lágrima salió de su ojo izquierdo. Piso 20.

Se decidió por fin en abrir el paracaídas para evitar el golpe tan fuerte, creyó que se tardó mucho, se excusó con que estaba disfrutando mucho la sensación de volar. No aterrizó de inmediato. Al llegar al suelo los transeúntes estaban horrorizados, sus caras mostraban desconcierto, tristeza, impacto. Ella no entendía porque tanto escándalo, pero no la veían a ella, dirigió su mirada hacia donde veían los demás… Mierda, no se reconoció en la masa de carne y sangre que había en el suelo. Recordó que no llevaba paracaídas. PB.

 

Liz.

Anuncios

6 pensamientos en “Susie saltó

  1. AGPR dice:

    Amé a Susie

  2. German T. dice:

    Muy buen cuento ❤

  3. M dice:

    Impresionante. El que mas me ha gustado.

  4. Anahis dice:

    este me gusto bastant por un momento pense que no iba a morir
    juegas con la espectativa. muy bueno.

    yo escribo cuentos cortossss ya me sta dando ganas de hacer una pagina tambien para publicarlos. gracias por inspirarme.

  5. DannyGonz4lez dice:

    Sabes, hoy mientras estaba en el mirador del hotel justo pensaba en algo similar a esto. Pensaba en como seria arrojarme al vacio, que cosas podian pasar por mi cabeza a la mitad del viaje. Me arrepentiria? Lo disfrutaria? Son cosas que a pesar de intrigarme mucho al estar en un sitio elevado, jamas lo sabre, al menos no por voluntad propia jaja.

    Igualmente solo eran 28 pisos. No creo que pudiera pensar mucho en 28 pisos.

  6. Roselin dice:

    Sabes, escribes como un escritora sueca que se llama Karin Boye. Tienes ese toque de tragedia-engaño-emoción-misticismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s