El Juego

Mary tenía problemas con el amor, sus novios no le duraban mucho tiempo, 9 meses era lo máximo que un hombre la había soportado. Tampoco se le veía con amistades, podría decirse que Mary era solitaria, y así le gustaba ser.

Las personas q la conocían pensaban que Mary sufría de algún trastorno, en pocas palabras, que estaba loca. Se le veía salir de su casa a varias horas del día de maneras diferentes; en la mañana vestía un vestido sencillo ajustado al cuerpo, con estampados de flores, el cabello suelto y rizado, poco maquillaje. En la tarde vestía jeans y camiseta, botas, el cabello lacio y recogido en una cola y con delineador en los ojos negro. En la noche salía con un vestido corto, tacones de 10 centímetros, el cabello lacio y suelto, los ojos y los labios pintados de rojo. ¿Multifacética?

Mary se había mudado recientemente a la ciudad, nadie la conocía pero todos querían conocerla, era ella cautivadora. Y definitivamente había cautivado a Ricardo. La vio por primera vez en el pequeño restaurant cerca de la universidad. La segunda vez que la vio en el mismo lugar decidió invitarla a un café. – Por supuesto, encantada -. Dijo Mary.

Al principio Mary se mostraba dulce, sencilla, de buen humor. Disfrutaban de largas caminatas por el parque y desayunos al aire libre. Ricardo se estaba enamorando de ella, ella… Pues, no tanto. El problema con Mary era cuando comenzaba a aburrirse de los hombres con quienes salía, y era allí cuando comenzaban los problemas.

Ricardo no entendía bien los cambios de humor y de personalidad de Mary, ocasionalmente le llegaban rumores de que Mary se encontraba en un local nocturno, a veces acompañada de otros hombres. Comenzó a cansarse de estas actitudes, Mary no era así cuando la conoció. Le pedía explicaciones cada vez que se encontraba con ella, pero era como hablar con tres personas diferentes…  Y era como hacer el amor con tres mujeres distintas. Mary estaba llevando a Ricardo al borde de la locura.

Decidió ir hasta el apartamento de Mary sorpresivamente, nunca había estado allí, encontró la llave de emergencia y entró, se escondió en el closet del pasillo. Pensó que estaba sólo, había estado vigilando a Mary y sabía que estaba en la peluquería. Pasó poco tiempo cuando escuchó un ruido de la cocina, se quedó inmóvil y trató de ver por una ranura de la puerta. No lo creía, era Mary con otra persona… Trató de reconocer a la otra mujer, cuando lo hizo se desmayó.

Al despertar creyó estar mareado, veía doble. – Mariam, vamos a llamar a Mary, otra vez el mismo problema, tendremos que matarlo-. Dijo la del cabello lacio. – ¡Pero María! Tener que mudarnos otra vez, ¡y todo el trabajo que lleva deshacernos del cuerpo!-. Dijo la del cabello recogido. Ricardo se desmayó otra vez, no volvió a despertar.

Liz.

Anuncios

2 pensamientos en “El Juego

  1. Anahis dice:

    Ohhhh Que bueno.!!! Eran tres!!!!

    Siempre me sorprendessss

    Saludos!

  2. veritoRP dice:

    Este es demasiado bueno. Me gusta que uno no sabe nada hasta el final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s